Vestido Fluido

Vestido color purpura

Mi vestido morado

Buenos días familia.

Cuando empieza el buen tiempo ya empezamos a llevar ropa a capas vamos como «cebollas», y en este sentido los vestido fluidos largo son una excelente opción porque nos da la oportunidad de conjuntar prendas para crear diferentes looks, como os muestro hoy vestido largo fluido con un kimono en el tono del vestido y print negros.

El violeta o morado es uno de esos pocos colores que andan en la franja intermedia entre los cálidos y los fríos.

Como cualidades positivas es el color más elevado, espiritual y profundo de toda la gama, y de hecho es un color sagrado en muchas religiones (en la católica por ejemplo los sacerdotes utilizan este color durante el Adviento -antes de Navidad-, en la Cuaresma o durante la extremaunción). Es un color con profundos efectos sobre la mente, y de hecho lo utilizan los psiquiatras como ayuda para tranquilizar y calmar a pacientes con problemas mentales o nerviosos, ya que transmite paz y combate los miedos y las obsesiones.

El violeta o morado está también relacionado con la creatividad, el misterio, la sensibilidad a la belleza o los grandes ideales, la fantasía y la introspección.

En Feng Shui, es un color que transmuta la energía y las situaciones dolorosas (pérdidas, separaciones, crisis económicas, muerte, duelo), por lo que es ideal para quien está pasando un proceso de superación de alguna situación dolorosa, además de ser excelente para quien padece de insomnio por su poder calmante y pacificador, por lo que se recomienda especialmente en dormitorios.

decofilia.com

Caja de información

Este vestido lo consigues en mi tienda en diferentes colores.


Vestido fluido morado
Vestido fluido morado

Vestido largo morado
Vestido largo morado

Vestido largo morado
Vestido largo morado

Vestido largo morado
Vestido largo fluido morado
Vestido largo morado
Vestido largo morado
Vestido largo morado
Vestido morado
Vestido largo morado
Vestido largo morado

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp

Deja una respuesta